Autor

Las noches de Tefía: una serie para recuperar la memoria

El pasado 25 de junio se estrenó Las noches de Teífa en la plataforma ATresPlayer Premium, asidua ya a los programas de contenidos LGBT+ como “Veneno” o “Drag Race España”.

En una Fuerteventura de los años 50-60, la obra dirigida por Miguel de Arco narra la historia de los campos de concentración para personas queer durante el franquismo con la Ley de vagos y maleantes (cabe recordar que no fue derogada hasta 1995) que, para contrarrestar el calvario diario, lo convierten en un musical color para iluminar el escenario cielo grisáceo de la dictadura.

En el reparto -compuesto por Jorge Usón, Patrick Criado, Marcos Ruiz, Miquel Fernández, Raúl Prieto, Javier Ruesga y Luifer Rodríguez – cabe reparar en el detalle de que, aunque haya el personaje de una mujer trans, ésta es representada por un hombre cis.  Con el debate pendiente de la verdadera integración de las personas trans dentro de la sociedad (principalmente en el mercado laboral), parece, cuando menos, extraño que ninguna persona integrante de la productora haya prestado atención al detalle. Habrá que ver como avanzan los seis capítulos de cinco minutos a ojos de la crítica.

Trailer de las Noches de Tefía

La represión en los campos de concentración franquistas

La llegada de esta ficción sobre memoria histórica de nuestro país se da en un momento de polarización política a nivel global y de cambios relativamente importantes (o graves, llamando las cosas por su nombre): en la España del 2023 nos encontramos con que se están censurando clásicos teatrales y que se presentan propuestas electorales en las que se pretende derogar todo lo construido hasta el momento, al menos en el plano legislativo.

Según cifras constatadas en la página de Los campos de concentración de Franco, entre 700.000 y 1.000.000 personas pasaron por campos de concentración franquistas. Canarias, la región en la que se inspira la serie, tenía, al menos, cinco. Para estos espacios represivos podían usarse desde edificios históricos, como conventos o palacios, hasta terrenos desiertos, rodeados todos ellos con alambres. “No solo quienes fueron asesinados, torturados o encarcelados durante la guerra y la posterior dictadura son víctimas del franquismo. Cualquier español que no formara parte de las estructuras políticas o policiales del régimen sufrió durante décadas la opresión, el terror y la falta de libertades”, señala Carlos Hernández de Miguel, autor de esta plataforma digital que reúne información sobre la represión franquista.

Esta serie nos invita a reflexionar sobre memoria histórica,  a observar a nuestra sociedad de cerca, y a entender de dónde venimos. “Pregunta a tus mayores y, muy probablemente, descubrirás que alguno de tus abuelos o de tus bisabuelos es también el involuntario protagonista de esta historia”, aconseja Hernández de Miguel.

Colonia Agrícola Penitenciaria de Tefía Fuente: eldiario.es