Autor

Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, 6 de febrero

Al menos 200 millones de niñas y mujeres han sido sometidas a la mutilación genital femenina (MGF). Las secuelas inmediatas que dejan son: dolor intenso, hemorragia, inflamación
de los tejidos genitales, fiebre, infecciones, problemas urinarios, lesiones de los tejidos genitales vecinos, estado de choque o muerte.

Debido a la naturaleza privada del problema, es imposible estimar el número total de muertes. La MGF es una práctica tradicional de la que se cree que se intensifica la belleza, el
honor, las posibilidades de matrimonio, el estatus social y la castidad de la chica, según El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Actualmente, la mutilación genital femenina se concentra en alrededor de 30 países de África y de Oriente Medio y Asia meridional, así como algunos países asiáticos (India, Indonesia, Iraq y Paquistán) y algunas comunidades de América Latina. Asimismo, en poblaciones que viven en Europa Occidental, en Norte América, Australia y Nueva Zelanda. En España, con datos de 2019, hay más de 15.500 niñas de entre 0 y 14 años procedentes de países donde se practica la MGF.

Hodan Sulaman, mediadora intercultural en Médicos del Mundo (MdM) con motivo del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, en la conmemoración
del 6 de febrero, afirmó en una entrevista para Efeminista que la MGF es una violencia en la infancia y que el cuerpo sigue sufriendo a lo largo de los años, por lo tanto, necesita tener un espacio seguro porque han perdido la confianza. Uno de esos espacios se encuentra en el Hospital 12 de Octubre, donde Sulaman es mediadora. Se puede pedir cita a través de las consultas de los ambulatorios o del correo corporativo mgf.hdoc@salud.madrid.org.

Las Naciones Unidas luchan por la erradicación definitiva de la Mutilación Genital Femenina para el año 2030, como parte del cumplimiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible número
5. UNICEF en colaboración con El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), trabaja para hacer frente a la mutilación genital femenina mediante intervenciones en 17 países: Burkina Faso, Djibouti, Egipto, Eritrea, Etiopía, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Kenya, Malí, Mauritania, Nigeria, Senegal, Somalia, Sudán, Uganda y Yemen.